[CRÍTICA] 140817 Bajo el océano, el lado malo de los deseos humanos (Sea Fog) por The Korea Herald

El drama “Sea Fog” se centra en la historia real detrás del incidente Taechangho.

Los amantes de las películas parecen haber visto mucho del mar este verano, pues las películas con temáticas marinas han llenado la pantalla grande.

La película de acción “Roaring Currents” mostró la histórica victoria de Yi Sun-sin, mientras la comedia de acción “The Pirates” trata sobre imaginarios y coloridos piratas en busca de una ballena que se tragó el sello real de Joseon.

Sin parecerse en nada a las anteriores películas, “Sea Fog” presenta una sombría pero realística mirada al océano, presentando las ambiciones humanas que están bajo la superficie.

 “A través de la vida de seis miembros de la tripulación del Jeojinho (nombre del barco en el la película, traducido como “para avanzar”) y de inmigrantes chinos, quería ilustrar un microcosmos de la vida real en la película” dijo el director Shim Sung-bo en la premier de la película. “Esta no es una película de suspenso. Es una película sobre los deseos internos de las personas, sobre soledad y ambigüedad.”

La película, ambientada durante la crisis financiera asiática de 1998 que logró desemplear a miles de coreanos, ofrece una sombría mirada adaptada de una obra de teatro “Haemoo” (traducción del coreano: niebla marina) basada en la no tan publicitada tragedia ocurrida en el 2001.

El incidente del Taechangho ocurrió cuando 25 inmigrantes ilegales chinos fueron presuntamente arrojados al mar por una tripulación de un barco coreano, tras haber muerto sofocados dentro del compartimiento de pescado del barco ya que se escondían de la policía marina. La gente que se sofocó fueron cerca de 60 chinos y migrantes coreanos-chinos que entraban de contrabando por la frontera a través del Taechangho

La película sigue la historia básica del incidente en detalles, colocando la verdad ficticia y algunos motivos detrás de la decisión de la tripulación de deshacerse de los cuerpos.

Esta película presenta de forma realista el accidente con el estilo único de Bong Joon-ho, quien ha pintado anteriormente el realismo social a sus películas previas como “The Host,” “Memories of Murder” y “Snowpiercer.”

Pero esta vez, el director de “Snowpiercer” toma un rol distinto. Él es el productor ejecutivo y el productor de su “Memories of Murder” y co guionista, tiene su debut como director.

El énfasis de Bong en tomar historias de suspenso y reflejar verdaderos y humanos detalles en un nivel visceral concuerda con la discusión de Shim sobre los bajos deseos humanos, especialmente cuando se enfrentan a un desastre.

El accidente lo dice todo, pero es difícil saber de quién es la culpa de la tragedia en primer lugar.

Los miembros de la tripulación se encontraron con una serie de duras elecciones y tomaron decisiones cuestionables basadas en los deseos que sentían.

Por lo tanto, esta película no está orientada para juzgar el mal del bien o lo correcto de lo incorrecto. Más bien, se pone de manifiesto que no hay un bien o un mal definidico, y que la duplicidad y la naturaleza humana se ven afectados por el medio ambiente.

Irónicamente, los espectadores e quedan con las preguntan de qué habrían hecho si hubieran estado en la posición de los tripulantes. Algunos puede que hasta sean capaces de simpatizar con ellos.

El Jeonjinho deja el puerto esperando regresar con un cargamento de pescado sólo para ser cargado por el peso de los deseos humanos.

Para el capitán Cheol-joo, interpretado por Kim Yoon-shik, el Jeonjinho es todo lo que tiene. Una vez fue un barco pesquero dominante en Yeosu, pero ahora es un barco viejo y la tripulación no logra pescar nada. Cheol-joo intenta tener dinero traficando personas en lugar de vender el barco por un monto bajo.

Él llora mientras le dice a los inmigrantes chinos “En este barco, yo soy el presidente” ya que ellos se rehúsa a entrar en el área de depósito de pescado. Él dispone de los cuerpos sin dudar ya que quiere evitar el posible escrutinio de las autoridades.

A diferencia de Cheol-joo, Wan-ho (Moon Sung-keun), el ingeniero del barco quien valora la moralidad y la conciencia, es el personaje más simpático de la película. Cuando su moralidad es puesta a prueba, él ya no logra vivir normalmente.

Dong-sik, el más joven de los seis tripulantes, interpretado por el cantante-convertido-en-actor Park Yoochun, parece ser el más inocente y fuerte de los personajes.

Él inmediatamente se enamorada de una inmigrante coreana-china, Hong-mae (Han Ye-ri), la única chica del barco. Cuando Hong-mae se convierte en la fuente del conflicto, Dong-sik, hace todo para protegerla. Dong-sik, es genuino y es el menos contaminado de los otros. Él valora el amor y su humanidad incluso en esas circunstancias angustiantes.

A medida que cada miembro de la tripulación representa un deseo diferente que va desde el estatus social, el deseo sexual, el dinero, el poder amar e incluso la moralidad, la película simplemente trata el tema del deseo que provoca problemas para la humanidad.

No es la niebla marina que nubla los sueños de los inmigrantes chinos y los tripulantes coreanos. Fue el lado malo de los deseos humanos lo que destruye todo, dejando trazos detrás.

Fuente: The Korea Herald
Trad castellano:Miriam de JYJTres
Compartido por:  JYJ3+JYJTres

Anuncios